Termas Pallarés, un balneario único y repleto de historia

El lago termal, la joya del balneario.

Hay balnearios que no solo son un centro de salud y bienestar, sino toda una lección de historia. Es el caso de Termas Pallarés, en Alhama de Aragón (Zaragoza).

Nada que objetar a sus instalaciones ni a su gastronomía. Todo lo contrario.

Respecto a lo segundo, hay que felicitar a los cocineros por la variedad y lo bien preparados que están sus platos. El que sea buffet libre no desmerece en absoluto, pero la elección resulta a veces difícil, porque todos ellos tienen una gran calidad.

Mausoleo de Manuel Matheu, fundador del complejo balneario.

En cuanto a las instalaciones, han sabido aprovechar la calidad de sus aguas e incluso una de las estancias cuenta con una cascada natural. Tal como explican en su web, las aguas mineromedicinales del Balneario Termas Pallarés fueron declaradas de utilidad pública en 1860 y, por su composición química, se clasifican como aguas de mineralización media, bicarbonatadas, sulfatadas, cálcico-magnésicas y ligeramente radioactivas. Sus propiedades terapéuticas se manifiestan en el alivio de dolencias articulares. En forma de baños, producen sedación, disminuyen la contractura muscular y aumentan el flujo sanguíneo. Son analgésicas y sedantes, y se prescriben contra el estrés, la ansiedad y las alteraciones de tipo nervioso.

Baño del Rey.

También están indicadas, en este caso por vía oral, para combatir afecciones respiratorias y renales. En este sentido, en el propio balneario, en el Hotel Parque, se dispone de una fuente de la que beber el agua tal como sale del manantial y también, a poca distancia, hay una fuente, la del Chorrillo, en la que también se puede obtener el agua, en ambos casos sin tratar.

Pero la joya del balneario es, sin lugar a dudas, el lago, único en Europa. Un lago que ocupa dos hectáreas y cuyas aguas provienen de diversos surgimientos, que hacen que se renueven completamente cada 32 horas y permanezcan a una temperatura de unos 28 grados durante todo el año. Aunque hay gente a la que le da algo de rechazo, en algunas partes del mismo el lago está repleto de peces que, si te mantienes quieto, acuden a tus pies a limpiarlos de pellejos.

Cabina del ascensor original.

El complejo cuenta actualmente con tres hoteles (Hotel Termas, Hotel Parque y Hotel Cascada) y tiene los diferentes servicios repartidos por los mismos.

Donde sí vamos a objetar es a la falta de información sobre aspectos históricos que muchos visitantes agradecerían conocer.

Por ejemplo, el Hotel Termas tuvo el privilegio de ser el primer edificio de España en contar con un ascensor. La cabina del mismo se conserva en la segunda planta, pero, aparte de ser difícil de encontrar, no dispone de ninguna placa que indique de qué se trata.

Tampoco se encuentra ninguna referencia al fundador del balneario, Manuel Matheu. Y, para la mayoría, pasa desapercibido su mausoleo, que, como él prescribió en su testamento, se encuentra junto al lago, y que cuenta con simbología masónica, haciendo honor a la adscripción de Matheu a la masonería, en la que llegó a alcanzar un alto grado. Matheu fue todo un potentado, muy relacionado con la nobleza e incluso con la realeza. También fue el artífice de que la línea de tren Madrid-Zaragoza pasase junto al balneario, desviando su trazado original, ya que él era uno de los principales accionistas de la compañia.

Casa Palacio.

El balneario cuenta también con un edificio que en su tiempo fue casino, y que disponía de un teatro en su interior. En la actualidad se ha restaurado una pequeña parte, que sirve de cafetería.

El lago también tiene su pequeña historia. En su tiempo era, por así decirlo, un barrizal, ya que en ese terreno brotaban numerosos manantiales de aguas termales. Pero Matheu ordenó realizar unas excavaciones, dando la forma actual, en la que cuenta con dos islas. En su momento (mediados del siglo XIX) no era normal bañarse en el lago, sino que se utilizaba para navegar por el mismo, respirando los vapores de sus aguas.

La relación de Matheu con la realeza hizo que construyese dos edificios pensando en albergar a la familia real: la Casa Palacio y el Baño del Rey. El primero de ellos recibió la visita de algunos miembros de la familia real, pero el segundo no llegó a utilizarse ya que su destinataria, Isabel II, fue destronada en 1868. Por desgracia, los dos edificios están abandonados.

Cascada natural, dentro del Hotel Cascada.

A todo esto hay que añadir unos hermosos jardines, un edificio que alberga la cafetería que se encuentra junto al lago, y que funciona los fines de semana, exquisitas decoraciones que recuerdan que estas aguas ya fueron utilizadas en época de la dominación romana, y algún edificio, aún sin recuperar, como el Hotel San Fermín.

En resumen, un balneario único que merece la pena descubrir, pero que debes hacerlo por tu cuenta, ya que Relais Termal, la empresa propietaria, no ha cuidado estos “pequeños” detalles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Thopsh Tecnologías del Bienestar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Translate »
Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado según sus hábitos de navegación (p.e. páginas visitadas).    Más información
Privacidad
Salir de la versión móvil