Japón, para bien y para mal

Ver esta publicación en Instagram

¿Para qué guardar los productos por la noche si nadie te va a robar? Eso han debido pensar en esta y muchas otras tiendas de Tokio. Una sociedad que nos sorprende para bien y para mal. Las jornadas de trabajo son agotadoras y los empleados se duermen en el transporte público que les acerca a sus casas, como éste del tren bala. Un rato antes pudimos verle con su ordenador portátil aprovechando el tiempo para seguir trabajando. Es una sociedad que siente fascinación por su familia imperial. Desde la proclamación de Naruhito como nuevo emperador el pasado 22 de octubre, miles de personas acuden a diario al Palacio imperial solo por ver un templete de madera que sé utiliza en estas ocasiones. Aunque tengan que esperar horas de cola y luego tengan que esperar ordenadamente para salir. Como está multitud que aguarda su turno para pasar el semáforo a la salida del Palacio. Pero todo lo hacen de forma ordenada. Es la única manera de evitar el caos en una aglomeración urbana como la de Tokio, en la que viven más de 37 millones de personas. https://revistadelviajero.info #Tokio #Tokyo #Japon #Japan #palacioimperial #trenbala #bullettrain #Shinkansen #Naruhito

Una publicación compartida de Javier Bustamante (@javierjbustamante) el

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *